Alcance a las mujeres en prostitución



Alcance es una acción humanitaria que interviene en la vida de quienes están en prostitución con un mensaje de empatía e interés por sus vivencias y el reconocimiento de las violencias que allí se padecen.


El barrio San Nicolás en Cali es en el centro, éste sector está constituido por cerca de 25 establecimientos de prostitución y explotación sexual y puntos estratégicos de prostitución callejera, además de un alto número de moteles y residencias de baja categoría, todo esto conforma una de las llamadas “zonas de tolerancia”.


En este sitio programamos una acción de alcance, buscamos compartir un refrigerio y volantes, así como mensajes de esperanza para las mujeres que estaban en la calle. para hacerlo debíamos contar con variables como seguridad, reconocimiento territorial, propuesta de llegada, transporte, entre otras.



Se ejecutó el día 24 de junio, con casi la totalidad del equipo saliendo con el mejor ímpetu a compartir volantes que indican que queremos acercarnos a las mujeres que sufren la prostitución y brindar apoyo psicosocial y apoyo humanitario que no solo brinde dignidad a las mujeres prostituídas, si no que sean herramientas de salida de la situación de violencia.

Finalizando esta jornada, la defensora de derechos humanos Claudia Quintero se acercó a una mujer quien se encontraba en una esquina a la salida de una panadería, se identificó con el nombre de Rocío*. La mujer es una inmigrante venezolana, le contó que hace tres años llegó a Colombia. Es madre soltera, vive con sus cuatro hijos menores de edad, dos de ellos son niños con discapacidad. Teniendo encima toda esta situación precaria se vio en la obligación de prostituirse desde que llegó a Colombia.



Cuando conoció a Claudia expresó “esto no es vida, no quiero continuar en esto”(refiriéndose a la prostitución) ,Rocío esa misma noche de la charla con Claudia, y después del intercambio de contactos, le escribe al Whatsapp con una frase necesaria para seguir motivando éstas acciones “quiero salir de la prostitución, ¡ayúdeme! .

Rocio vive en Siloé, un barrio en medio de las montañas al occidente de la ciudad de Cali, un barrio que nació en 1920 y hoy alberga a miles de migrantes forzados por la guerra o la crisis en Venezuela. Se contrasta la situación de Rocío con las recientes protestas que allí se movilizan, la represión del gobierno de Colombia que en un solo día asesinó a 13 manifestantes y el viento fresco que brindó una vivienda humilde y sencilla pero sin duda, una oportunidad para sobrevivir.


El alcance materializa la acción abolicionista, moviliza a quienes luchamos contra la explotación sexual y nos expone a las realidades de las mujeres y sus familias. Escuchar la voz de quienes sobreviven en la prostitución nos permite continuar la misión con la convicción y la transparencia que ella demanda.


Prensa

Anne Frank ONG


28 vistas0 comentarios