La misión por las mujeres venezolanas

“En griego antiguo la palabra extranjero, traduce “xenos”,y es la misma que se usa para llamar al huésped y al invitado, los migrantes deben ser nuestros huéspedes e invitados”


Informe Sueños Rotos: Los sueños de decenas de mujeres venezolanas que llegaron a Colombia fueron rotos en manos del machismo feroz, que atormenta a la nació desde siempre y sin dar tregua. Registré en la prensa nacional, local y regional 57 casos de mujeres venezolanas asesinadas en Colombia, de las cuales 9 son niñas, todas se encontraban en contexto de violencia basada en género, los homicidios se registran desde el año 2015, antela indiferencia de un país que dice en escenarios internacionales proteger a la población venezolana, pero en realidad, no lo hace.


Ver: Preocupante número de mujeres venezolanas asesinadas en Colombia


Claudia Quintero- Corporación Anne Frank





Recorriendo el territorio nacional, encontré cientos de mujeres venezolanas en situaciones de extrema vulnerabilidad, víctimas en su mayoría de la explotación laboral, explotación sexual para la prostitución, violencia intrafamiliar y abandono en todas las áreas.


El 13 de julio de 2017 advertí ante la cadena radial Caracol, que la explotación sexual de las mujeres venezolanas era un riesgo enorme para su supervivencia y las ponía en riesgo de feminicio.

El 30 de Agosto de 2017en la cadena internacional NTN24 expresé nuevamente preocupación por la tragedia humanitaria que estaban viviendo las mujeres venezolanas en Colombia



El 18 de julio de 2018, pedí al estado colombiano, por medio de la cadena internacional NTN24, intervención humanitaria ante el incremento de la violencia de género contra las migrantes en suelo colombiano.



El 3 de diciembre de 2018 dialogué con 40 funcionarios públicos y defensores de derechos humanos de frontera sobre los “RETOS Y PARADIGMAS FRENTE A LA PREVENCIÓN DE LA TRATA DE PERSONAS Y ATENCIÓN A MUJERES MIGRANTES EN FRONTERA" en el municipio de Ipiales, Nariño, en el marco de un proyecto que atiende la problemática en la zona. Asistieron funcionarios de Colombia y Ecuador que trabajan con los migrantes, reconcomiendo así el territorio y las vulnerabilidades que se encuentran.





El 20 de enero de 2019 culminé un proceso de 3 días de encuentro, formación y documentación de casos de mujeres venezolanas en la frontera (Cúcuta y Villa del Rosario), dónde trabajé junto a 20 de ellas, fui convocada e invitada por una organización que trabaja en temas de apoyo humanitario y atención psicosocial a las mujeres en situación de prostitución y trata de personas. En ese momento tuve la oportunidad de conocer de primera mano la situación de las mujeres migrantes, conociendo sus historias y las violencias que les atravesaban.


El 10 de julio de 2019, participé en la VI audiencia pública de lucha contra la trata de personas y la explotación sexual de niñas, niños, adolescentes y mujeres en los Santanderes, convocada por la Procuraduría General de la Nación, en ese momento sensibilicé sobre la situación de las mujeres, niñas y niños migrantes en Colombia, su extrema vulnerabilidad y la necesidad de adoptar políticas públicas que favorezcan su subsistencia, visibilizando por ejemplo que las mujeres refugiadas tienen prohibido trabajar, una acción incoherente del Estado colombiano que alega en instancias internacionales por la situación de los venezolanos, siendo así una política violatoria de los derechos humanos que lanza a las mujeres venezolanas a la clandestinidad y la explotación.


Desde el inicio de la pandemia y hasta la fecha, con el acompañamiento de Rescue Freedom Internacional he venido adelantando el Proyecto de atención integral a mujeres víctimas y sobrevivientes de la prostitución y la trata de personas, dónde el 70% de las mujeres atendidas son mujeres venezolanas, gestionando una casa refugio, cuidado restaurativo con y sin residencia, prevención y apoyo humanitario y acompañando grupos de mujeres migrantes en el Distrito de Aguablanca en Cali y en San Pedro, Valle del Cauca, alguna de éstas violas mujeres ya hacen parte del equipo de mi organización formándose como lideresas y defensoras de sus comunidades.



Toda ésta labor representa un objetivo claro en mi misión frente a la ratificación constante con el compromiso de La Misión que desarrollo: la abolición de la explotación de las vida de las mujeres en especial aquellas que han tenido que sufrir el desplazamiento o la migración forzada que yo en otrora viví.


¡Migrar para vivir!


Claudia Yurley Quintero Rolón






12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo