¡Merecemos un país libre de trata de personas!

La trata de personas es un problema mundial y uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo.

La esclavitud ha sido una perversa práctica ancestral de la humanidad, una forma de financiación y de enriquecimiento. En éste siglo XXI se continua ésta práctica denigrante. Mujeres son las más afectadas, y la explotación sexual es la modalidad más usada, también se reconoce la explotación laboral, matrimonio servil y el tráfico de órganos como modalidades usuales en Colombia. Faltan datos y acciones concretas para enfrentar la problemática con eficiencia.


He conocido decenas sobrevivientes de la trata de personas, personas que confiaron con el corazón en una oferta laboral, amorosa o de cualquier otro tipo. Depositaron el rumbo de su vida en un proyecto que resultó falso e inhumano. Estos ciudadanos merecen nuestra solidaridad y acompañamiento, pero sobre todo, merecen un Estado presente que les brinde garantías para continuar con su vida.

En muchas oficinas de alcaldías y gobernaciones las víctimas de trata de personas son ese grupo poblacional al cual hay que “acomodar” en cualquier política pública, en la mayoría de los departamentos no existen rutas claras de atención, pero Colombia tampoco se plantea la reparación integral que encause nuevamente sus vidas y permita que reconstruyan su proyecto de vida.


La Trata de Personas es una grave vulneración a los derechos humanos, una economía ilegal que en su mayoría de casos es cometida por el crimen organizado, para erradicar el flagelo es necesario enfrentar a estas mafias, desmantelar sus redes, derrotar sus nexos de poder y recuperar el territorios que ocupan con presencia estatal, es por ello que las víctimas de trata de personas son primordiales, ya que junto a sus historias de dolor, nos pueden ayudar en la judicialización de los responsables. Para ello Colombia debe robustecer su Programa de protección a víctimas y testigos de la Fiscalía General de la Nación, humanizarlo y producir confianza entre Estado y víctima para derrotar la impunidad.


Las víctimas de trata de personas necesitan sentirse cuidadas, escuchadas, pero sobre todo sentir que existe una sociedad que repudia la esclavitud en todas sus formas.


El país debe empezar a reflexionar en la necesidad de atender a quienes sufren el flagelo, de no seguir naturalizando, no debemos normalizar que una niña esté en una esquina siendo explotada de cualquier forma, no podemos hacer como parte de nuestra cotidianidad la esclavitud del siglo XXI. ¡Merecemos un país libre de trata de personas!



Claudia Yurley Quintero

Defensora de Derechos Humanos

Corporación Anne frank

12 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2020 by Anne Frank ONG Colombia |  Terms of Use  |   Privacy Policy